Tarta de Boda “Moulin Rouge” o la loca aventura de presentarte a concurso con tan sólo una semana de anticipación.

Tarta "Moulin Rouge" Concursante en Expotarta

Buenos días Cuquitos,

¿Cómo estáis? En Madrid estamos de puente, así que ¿que mejor manera de empezar esta mañana de fiesta que publicar y y enseñaros mi Tarta “Moulin Rouge”? La tarta con la que participé, por primera primerísima vez, en un concurso y voy y eligo la categoría “Tartas de Boda” de Expotarta…. ¿que os parece?

¿Y como fue eso de presentarte a un concurso? Os preguntaréis… pues, la verdad, ni yo lo sé… Hace meses Maria (Maryway Ilustratartas) nos metía el gusanillo en el cuerpo a sus alumnas y nos animaba a presentarnos a concurso en Expotarta. Según se acercaba la fecha, nuestra otra profe, Natalia, también nos animó y empecé a verlo como una alternativa, aunque me asustaba un poco el alto nivel de años anteriores, el estrés que supondría, el no presentar algo que estuviera a la altura… así que lo descarté y, de repente, dos de mis compis, Carol y Alina, dijeron que ellas se presentaban en la categoría de cupcakes y Tartas de Boda, respectivamente y me animaron a acompañarlas en esta aventura… umm ese fue el empujón definitivo… empecé a darle vueltas, a pensar en presentarme… Y, de repente, una mañana desperté con mi tarta en la cabeza… una imagen muy clara de cómo quería que fuera y salté de la cama a inscribirme en el concurso, categoría “Tartas de Boda”… ya estaba hecho… ya no había marcha atrás y… ¡¡sólo quedaba semana y poco para el concurso!! “aggg.. ¡¡Dios mío, ¿¿que he hecho??!!”.

Así que, una vez bocetada en papel la tarta (con esa gran habilidad que tengo yo para dibujar -modo irónico ON-), me puse como loca a comprar todo lo necesario para llevarla a cabo y empecé a modelar plumas y peonías… Fue una semana de autentica locura, de nervios, de pensar que no llegaría a tiempo, de no dormir, de estrés, de satisfacción al ver que se iba pareciendo a mi idea inicial… una semana que volvería a repetir (bueno, quizá, la próxima vez intente que sea algo más de una semana ji j ji).

Posando con mi tarta, nada más terminar de montarla el jueves en la exposición. ¡¡Que pena me dio dejarla allí después de tanto trabajo!!

Posando con mi tarta, nada más terminar de montarla el jueves en la exposición. ¡¡Que pena me dio dejarla allí después de tanto trabajo!!

Con respecto al diseño, como os decía, no lo tuve que pensar mucho… vino a mi una mañana… De repente, me desperté con una idea muy clara en la cabeza de una tarta en blanco y negro… dos pisos de plumas negras y dos pisos en blanco, con filigranas negras hechas con manga y tres plumitas en el centro. Coronando la tarta, dos peonías negras y un ramillete de plumas artificiales. No sé que tengo con las tartas negras pero ¡¡me encantan!! Me parecen de lo más elegantes y siempre que en Pinterest me encuentro con una tarta de boda negra no puedo evitar incluirla en mi tablero… Y, reconozco, que llevaba mucho tiempo queriendo hacer una (de hecho lo intenté en la clase de “minitartas de Boda” pero, al final, terminé haciendo la “Mini tarta de Boda Jade“)… así que imagino que aquí mi subconsciente era muy consciente de mi obsesión con el negro y las tartas ji j ji…
Esta fue mi idea inicial pero, como quería destacar y hacer algo muy diferente, pensé en añadirle algún punto de color… un color que destacara, que rompiera esa armonía del blanco y el negro. Los candidatos eran el dorado y el rojo. El dorado porque aportaría glamour, lujo, sofisticación y siempre queda bien. Y el rojo porque es un color que adoro y que le daría a la tarta ese punto pasional, sensual, salvaje que iba muy bien con el movimiento de las plumas. Lo tenía casi decidido pero, aún así, pedí opiniones cercanas y casi todos coincidieron conmigo en que el rojo era la mejor opción. Por lo que decidí cambiar de color algunos elementos e incorporar un rojo oscuro, granate, en las filigranas realizadas en manga y en las peonías. Y ya a última hora, en el penúltimo montaje antes de terminar, probé a incluir este color también en dos de las plumas de los pisos en blanco.

Reconozco que mi apuesta era arriesgada, transgresora y podía no gustar pero, como sabía que ganar era prácticamente imposible dado el nivel que imaginaba habría (y no me equivoqué), opté por sorprender y hacer algo diferente y creo que, ese objetivo, lo cumplí😉.

Parte trasera y delantera superior de la Tarta "Moulin Rouge"

Parte trasera y delantera superior de la Tarta “Moulin Rouge”

¿Y como fue la experiencia? ALUCINANTE… Participar en este concurso, aún sabiendo que no tenía ninguna posibilidad de ganar, ha sido una experiencia única, muy enriquecedora y que repetiría (y repetiré) sin duda. Desde el primer momento sabía que ganar era imposible, había visto el nivel de ediciones anteriores y las maravillas que se ven por la red en Tartas de Boda, así que cuando mis compañeras me propusieron presentarme a concurso y acompañarlas en esta loca aventura, lo hice con una idea muy clara: participar, pasármelo lo mejor posible y disfrutar la experiencia a tope… pero, sin pretensiones de ganar para nada. Y menos mal… porque cuando llegué el jueves al recinto ferial a montar mi tarta y vi lo que ya estaba expuesto ¡¡aluciné con el nivel que había!! En todas las categorías, había auténticas obras de arte, creaciones con muchísimas horas de trabajo y que no tienen nada que envidiar a las de otros países que podemos ver en televisión o en la red. Había trabajos con muchísimo talento y daban ganas de volverte para atrás con tu tarta y olvidar que pensaste en presentarte… Pero no lo hice y me alegro de ello…
Porque  si con algo me quedo de esta edición de la feria es con mi participación y la satisfacción y los buenos momentos que me ha hecho sentir. Me lo he pasado en grande, me he reído muchísimo, he conocido a personas estupendas, le he puesto cara y voz a otras con las que ya tenía relación en las redes sociales pero no conocía en persona (y ya había ganas) y he recibido (y sigo recibiendo) preciosas palabras y opiniones de mi tarta. Mi mayor miedo al presentarme era no estar a la altura pero, con vuestras palabras, me habéis hecho ver que no sólo he estado en ella sino que, además, he cumplido mi objetivo y he sorprendido con mi tarta y, para mí, ese es ya en sí un GRAN PREMIO. Muchos me habéis animado a seguir presentándome a concursos y si os digo la verdad, después de esta maravillosa experiencia, me he quedado con ganas de más y ya estoy pensando en como superarme la próxima vez y que presentar…

Como anécdota os cuento que, el nombre de “Moulin Rouge” esta tarta se lo debe a la gran cantidad de gente que me comentaba en la exposición que la tarta le recordaba a esta película y a la pasión de su protagonista.
Me encanta esta foto, con mi compi y amiga Alina, en el momento de montaje de nuestras tartas.

Me encanta esta foto, con mi compi y amiga Alina, en el momento de montaje de nuestras tartas.

Y ya sólo me queda dar la ENHORABUENA desde aquí a todos los ganadores y a todos los participantes por esas maravillosas obras presentadas. Y, personalmente, dar las gracias a mi familia y mi chico, que siempre me apoyan en todas las locuras a las que me apunto, aguantando mis nervios, mi estrés, ayudándome siempre que les digo “necesito …” y compartiendo estos momentos conmigo; a mis compañeras de clase por el apoyo, los ánimos durante esa desesperante y loca semana y pico de preparativos y la ayuda en el montaje… ¡¡sin vosotras no habría podido ser chicas!!. Y, a todos vosotros por seguirnos y estar ahí, leyendo estas parrafadas que os escribo, animándonos y comentando aquí, en facebook, twitter, pinterest, instagram, Google+, etc… porque sin vosotros todo esto no tendría sentido.

Bueno  y ya os dejo que disfrutéis de este viernes festivo para los que vivís en la Comunidad de Madrid y que deis el último empujoncito de trabajo a esos que no tenéis fiesta pero estáis a puntito de empezar el fin de semana. Me despido con una fotito con mis compis, Alina y Carol, en el photocall, mostrando orgullosas nuestras creaciones y espero venir en unos días con un completo post sobre la feria (hice muchas, muchas, muchísimas fotos para mostraros).

Posando en el photocall orgullosas con nuestras creaciones xd

Posando en el photocall orgullosas con nuestras creaciones xd

Y a vosotros, ¿Que os ha parecido mi participación en el concurso de Expotarta?

3 pensamientos en “Tarta de Boda “Moulin Rouge” o la loca aventura de presentarte a concurso con tan sólo una semana de anticipación.

    • Muchísimas gracias Laura,

      La verdad es que como experiencia ha sido única y la volvería a vivir y con los comentarios con la tarta estoy que no me lo creo… Me alegro que te haya gustado y ya os pondré fotos del resto de creaciones, 30 y tantas, a cual más bonitas…la ganadora es una obra delicada y dulce, un trabajo impecable… merecidísimo el premio.
      Pero como digo, yo sólo con lo vivido, me siento más que premiada😉

      Besitos

¿os ha gustado la entrada? ¿Cambiarías algo o tienes alguna sugerencia que hacernos? Cuéntanoslo dejándonos un comentario. Nos encantará leerlos ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s